mundosvirtuales.com, 2013!

 

 

Trujillo

 

A 250 kilómetros de Madrid por la autovía de Extremadura llegamos a Trujillo, ciudad trimilenaria, cruce de los caminos por donde se gastaron las herraduras de España y de cañadas reales, de íberos, celtas, fenicios, cartagineses, romanos, bárbaros, árabes y un sin fin de guerreros y viajeros que a lo largo de la historia pudieron disfrutar del arte, como resultado de su historia y de la naturaleza que le ha tocado por su privilegiada situación, en esta vetusta Extremadura, arcón de las esencias del país más viejo de Europa.

Si llegases a Trujillo, por donde entrares, hallarás una legua de berrocales; las verrugas de sus granitos generan formas increíbles y es la cantería madre de todas las formas arquitectónicas, que engrandecen la machorra del Cabeza de Zorro, a cuyos pies, en la solana, late una vieja ciudad conservadora de fuertes experiencias.

A pesar del inexorable paso del tiempo sus calles conservan el sabor de la historia en sus fachadas, de belleza ruda y pétrea.

Estas callejuelas intrincadas esconden la mayor concentración de iglesias, palacios y casonas por metro cuadrado imaginable y en el centro de todo este conjunto la Plaza Mayor destaca sobre todas las plazas del mundo, por su majestuosidad y riqueza arquitectónica, por su viejo espíritu.

Llegamos temprano y tras deshacernos de nuestro vehículo un bonito volkswagen, desayunamos en una terraza de la plaza antes de visitar la oficina de turismo.

Reproductor de audio

 

 

Habitacion Isla del Gallo

Habitacion Isla del Gallo

Posada Doso Orillas

 

Hemos elegido dos hoteles para ilustrar la gran variedad de establecimientos de todas las categorías y precios.

El Parador en la parte baja y la Hostería El mirador de las Monjas en la Villa intramuros, son dos muestras de la gran variedad de alojamientos que hacen de Trujillo el destino privilegiado para conocer Extremadura.

Album de fotos en Picasa

Lista de Hoteles

Lista completa de
alojamientos en eTrujillo

 

Hotel Victoria

Entrada Melia

Claustro del Hotel Melia

Dosorillas

 

Comedor del mirador de las Monjas

Habitacion doble

Torre de Santa Maria desde el patio

 

El Mirador de las Monjas es un hotelito con encanto, en la parte antigua de Trujillo, (La Villa), donde pudimos sentirnos en el corazón de la historia.

Su pequeño restaurante y su terraza frente al castillo recuerdan las antiguas hosterías, que ofrecían hospitalidad y manjares a los viajeros cansados.

 

La caída del sol nos sorprende en este entorno monumental, que se inflama con los últimos rayos atrapados por las sombras.

Pedimos la cena en el patio iluminado con antorchas y perfumado con la flor de la lavanda.

Nada mejor que las burbujas por la noche, tras una buena cena para sentirse más ligero y amorosos, en esta cómoda y sencilla habitación.

Por la mañana fuimos despertados por el canto de los pájaros que apagaron el silencio de la noche. Tomamos el desayuno continental que es un pequeño banquete matutino que consta de zumo, embutido, huevos, bollería y un buen café que recarga las energías perdidas durante la noche.

 

 

Recomendamos el restaurante del mirador de las monjas por la calidad de sus platos y la amabilidad del personal.

 

 

 

Oficina virtual de Turismo de Trujillo www.turismotrujillo.com

 

 

 

 

El turismo enologico esta en voga y ofrece en Trujillo dos grandes ejemplos de bodegas dedicadas a maximizar la experiencia del vino, hablamos de la bodega Habla y las Granadas

 

Habitacion

 

Cigueñas en el Palacio de la Conquista

 

Para disfrutar de Trujillo, es fundamental conocer algo de su historia y aprender a reconocer a través de su genuina arquitectura, el paso de las civilizaciones que la han tallado en duro granito.

Nos encontramos en la cima de un batolito de 5 kilómetros de diámetro, que ha surtido de materia prima las extravagancias de famosos arquitectos, como el divino Francisco Becerra arquitecto de la Conquista Americana, nobles y aventureros, reyes y obispos para todos los gustos y épocas.

Grandes familias y cohesionados gremios de artesanos y guerreros, hicieron de este enclave uno de los más importantes y ricos en distintas épocas, la Edad Media tras el esplendor de cinco siglos escasos de Islam, se truncó con una reconquista cruel, que acabó en 1492 expulsando a todo los que no comulgaran con la Cruz.

El rasero y la cruz han imperado desde entonces y fueron motor del éxodo americano, en busca de nuevos horizontes.

Trujillo fue una auténtica fábrica de conquistadores que, con más o menos fortuna volvieron a su tierra con nuevos cielos en la retina.

Para adentrarse en este rico universo de historias y leyendas, nada mejor que un buen paseo por la zona monumental o adquirir alguna publicación ilustrada.

 

Pizarro

Estatua de Francisco Pizarro

Tarabilla norteña

 

Restaurante La Sonata

Paseos en Calesa

Alberca vacia

Torre de Santa Maria

 

Con tantas emociones del pasado se nos abre el apetito y nos resulta realmente difícil elegir entre tanta y variada oferta de restaurantes.

En la bajada de la Villa a un pie de la plaza encontramos La Sonata de Trujillo , un pequeño restaurante que hace cuña entre las empinadas calles que llevan al castillo.

Es un establecimiento con un pequeño comedor donde nos atendieron con buen humor y mejores platos.

Nos recomiendan la típica moraga y el "secreto", una parte exquisita del cerdo, las verduras a la plancha, el chuletón de Retinto y mucho más en la Carta de la Sonata

Para tomar el café nada mejor que bajar unos metros y disfrutar de la cafetería del Hotel NH, en el Palacio de Santa Marta. Magnifica fachada de sillería granítica y portada de influencia italiana (obra del cantero trujillano Francisco Becerra). Hacen muy buen café y sus instalaciones son un verdadero lujo.

Se puede hacer un recorrido turístico en la calesa tirada de un robusto caballo, que se puede alquilar con cochero por 30€ en la Plaza, al pie del grandioso Palacio de la Conquista de la familia Pizarro.

Otra forma novedosa de patear estas calles sin cansarse es segway, el ingenio andarín de dos ruedas que se puede alquilar en la Oficina de Turismo por 10 € la media hora.

En un minuto ya me sentía seguro sobre mi patín de alta tecnología y emprendíamos las subida mas inclinada a la Villa con soltura. Es un aparato fantástico que pretende acabar con los coches en el futuro.

Uno de los sitios a visitar es la Alberca, baño romano y árabe después, hasta hoy se sigue usando en verano como baño tradicional de los jóvenes.

Esta inagotable fuente de agua en lo alto del cerro, está excavada en la roca hasta 13 metros de profundidad y según cuentan los viejos del lugar sus aguas tienen todo tipo de propiedades mágicas.

Proyecto
Escuela de buceo de la Alberca

La alberca iluminada merece un paseo nocturno.

Una de las formas más divertidas de conocer Trujillo y su villa monumental es a bordo de un Segway

www.segwayiberica.com

 

 

 

Puerta del sol

Baño en la Alberca

Segway en la plaza Mayor

 

Elanio azul en Monfrague

Espinacas en ensalada en el Mirador de Las Monjas

Ensalada de espinacas

 

 

Trujillo se caracteriza por sus estaciones muy marcadas y en cada una encontraremos un color distinto, pero si una es especial después de la reina primavera, es el dios otoño con su cielos rebeldes y su temperatura suave.

La Naturaleza se guía por la altura del sol para atraer las aves migratorias de los confines africanos, que hasta mediados de verano anidan en estas latitudes.

La mas llamativa es la cigüeña blanca, urbanita descarada, asume con buen grado su contacto cercano con el hombre y se ha convertido por méritos propios en símbolo de Extremadura.

A finales de invierno vienen los Cernícalos Primilla, un pequeño halcón que habita en los tejados, y llena el ambiente con su canto en vuelo. Ver www.primilla.org sitio del mical como se le llama por aquí.

Otras aves fáciles de contemplar son las golondrinas y vencejos, que hacen piruetas en vuelo acrobático a ras de suelo. La pandilla de buitres que sobrevuela desde las alturas a medio día en busca de alimento. Mas difícil de ver el elanio azul que pulula por el campo con su elegante estampa.

Aquí la naturaleza llama a las puertas de la ciudad al final de cada calle y el paseo urbano se vuelve campestre sin usar el vehículo.

La afición por el campo se llama ahora ecología y los principios se han adecuado a la nueva mentalidad conservacionista, observar sin molestar, ante el grave peligro de extinción de todas las especies menos el hombre.

 

 

Castillo de Trujillo

Cardo

Cernicalo Primilla

Caballos de Pura raza española

Secreto en el Mirador de las Monjas

Secreto de cerdo

 

 

 

Cae la noche y es momento de visitar el Chozo de Mesta a 12 Km de Trujillo, un asador en plena dehesa, donde la naturaleza se abre hacia el Parque Nacional de Monfragüe y que recrea magníficamente las más sabrosas costumbres gastronómicas de Extremadura. Es un enorme chozo del siglo XXI, donde saborear los mejores productos de las denominaciones de origen de esta tierra. Es conveniente hacer reserva a este teléfono: 927 311 719 para comerse una buena pierna de cordero extremeño o un cochinillo.

 

 

 

 

Torre romanica

Escudo del Atletic de Bilbao

 

Un nuevo día amanece, claro y despejado con un cielo azul y en los pasillos del hotel se percibe el suave aroma a café recién hecho.

 

Salimos a la calle con la idea fija en una iglesia que nos han recomendado visitar, en la parte antigua, Santa Maria es algo más que una iglesia al uso, es un libro abierto al misticismo de los sentidos.

Pagamos religiosamente la entrada de 1,20 € y tomamos asiento en uno de los bancos de su nave majestuosa, para contemplar el fantástico retablo de Fernando Gallego, pintor flamenco de exquisita calidad, que plasmó aquí su obra maestra.

Restaurada por el ministerio en 2006.

Las sensaciones en este templo son indescriptibles, las dimensiones sobrehumanas y el ambiente acogedor y trascendente. No hay que ser religioso para flipar con la visita, aconsejable llevar prismáticos para observar de mas cerca las pinturas.

Entre las muchas anécdotas y leyendas de esta iglesia destaca la del cantero Rana, que trabajó en la reconstrucción de la torre románica y plasmó en una de sus esquinas, el blasón de su equipo de fútbol (Atletic de Bilbao) también se asocia a la torre esta joya de la tradición oral.

Hércules me edificó
Julio Cesar me rehizo
sobre cabeza de zorro
en este monte Virgillo

Santa María es el edificio más irregular y asimétrico que conozco, se ve que cada piedra tiene personalidad propia y cuenta una parte de la historia jamás contada.

 

Blog de Santa Maria

 

 

 

Ventana del Palacio de Escobar

Fuente iluminada en la olaza Mayor

La abadia de Trujillo disco bar en la calle Garcia

 

Desde Trujillo se puede viajar fácilmente en el mismo día varios destinos, como Guadalupe, Mérida, Cáceres y el Parque Nacional de Monfragüe, pero nosotros vamos a agotar estos dos dias para conocer al máximo esta pequeña ciudad.

Tomar un trago en el Parador de Turismo, es una buena escusa para visitar uno se los conventos reconvertidos, y no es mala idea comprar repostería casera en el nuevo convento que las mojas edificaron justo enfrente.

Los jueves se celebra el Mercado desde 1465 cuando Enrique IV concedió a Trujillo ese privilegio, los puestos y el ambiente comercial se extiende por varias calles, es el dia que los ganaderos de la comarca se reúnen para hacer sus tratos.

El calendario cultural es muy variado a lo largo del año con ferias tan conocidas como La Feria del Queso y la Agroganadera.

Navidad, con el concierto de año nuevo, las procesiones de Semana Santa y Chíviri, Fiestas Patronales y de barrios durante el verano.

En frente del hotel está el teatro, en el palacio de Juan Pizarro de Aragón y es donde, de vez en cuando se puede asistir a alguna representación. En la parte baja está el archivo municipal, con todos los legajos y documentos muchos de ellos todavia sin leer.

La marcha nocturna que también es cultura, se concentra en la calle Garcia, con unos cuantos garitos muy populares, destaca La Abadia con múltiples barras y ambientes.

Pero si quieres una oferta más amplia lo mejor es ir a Cáceres que con la autovía está a 20 minutos.

Oficina virtual de Turismo de Trujillo www.turismotrujillo.com

 

 

Plato de jamon

Patatera

 

Una de las visitas curiosas es El Museo del Traje de Enrique Elías, un famoso modisto, que ha reunido una pintoresca colección de vestidos diseñados por él y usados por famosas.

En Trujillo encontraremos muy buenas tiendas de productos extremeños, con una variada oferta en vinos, embutidos y jamones, dulces, conservas y algo de artesanía.

La estrella de toda buena mesa en esta tierra es el jamón ibérico y en esta ciencia hay mucho que saber, para apreciar la mejor calidad y saber comprar un buen jamón de pata negra.

Hay un embutido que proviene de una clase social más modesta, pero ha logrado un número casi mayor de adeptos incondicionales, es la patatera, mezcla de cecina, patata cocida y pimentón.

Pero no sólo de cerdo vive el hombre, y Trujillo por algo es sede del mayor evento quesero de España (La Feria del Queso), una de las delicias locales es el queso de Berrocales García de Paredes de la denominación de origen Queso Ibores.

Para acabar de llenar nuestra cesta de delicias autóctonas, no puede faltar un buen vino como el famoso Torre Julia, de la bodega Las Granadas Coronadas. Un Cabernet sauvignon color rojo rubí de un bouquet largo, olor frondoso, afrutado y aromático. (18,80€) D.O. Ribera del Guadiana.


 

 

 
Textos y Foto Celima y Chuty
Realización Mundos Virtuales S.F . Reservados todos los derechos

CASA RURAL
Casa Rural El Recuerdo
Casa Rural La Canteras
Casa Rural
Casa Rural
Casa Rural
Casa Rural
HOTELE
Chaves Hotel
Parador Nacional
Hotel NH
Hotel IZAN
Hotel
Hotel
HOSTALES
Hostal Paulino
Hostal Conquista
Hostal Hueso
Hostal Emilia
Hostal Leon
Hostal Nuria
RESTAURANTES
Restaurantes Chozo de Mesta
Restaurantes
Restaurantes
Restaurantes
Restaurantes
Restaurantes
Tope Casa Rural

Este espacio esta reservado a anunciantes de la zona que quieran publicitarse en esta pagina. contacto Tel: 927 32 08 08

E Trujillo
ETrujillo

eTrujillo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ibiza loca

Turismo Gay